Follow us on Instagram...

¿Estás luchando con el aumento de peso y grasa alrededor de tus caderas?

13 de Octubre, 2019
Muchas de ustedes me escriben y me cuentan sobre sus dificultades con el aumento de peso y su incapacidad para perder grasa localizada. ¡Puedo entenderlas perfectamente! El año pasado me encontré de repente (o al menos eso parecía) aumentando de peso sin razón aparente. Estaba comiendo sano (o eso yo pensaba). Estaba administrando Divine Renewal (La Renovación Divina), a cargo de dos niños activos, manteniendo el hogar, cuidando a mi esposo que, en ese momento, estaba muy enfermo y también cuidaba a mi madre.

                                  Parecía que me despertaba una mañana y el peso extra estaba de repente allí.

Por supuesto, no fue así como sucedió, pero así lo sentí. También estaba fatigada, irritable, hinchada y padeciendo con la pérdida de cabello.

Luego fui a un médico maravilloso que identificó un problema: el dominio del estrógeno. No estoy diciendo que esta sea la razón de la batalla de todas las mujeres con el exceso de peso y la grasa corporal, pero es un diagnóstico que quizás desees analizar con un proveedor de atención médica en el que confíes.

  El dominio del estrógeno es una condición en la cual tus niveles de estrógeno y progesterona están fuera de balance. 

Para la mayoría de las mujeres con este problema, sus niveles de estrógeno son muy altos. ¿Por qué? Aquí hay algunas razones.

Uso de píldoras anticonceptivas o terapia de reemplazo hormonal convencional. Estas píldoras inundan el cuerpo con altas dosis de hormonas artificiales, lo que hace que la fabricación natural del cuerpo se detenga.

El cuerpo está expuesto a productos químicos en los alimentos, maquillaje y otros elementos relacionados con el exceso de estrógenos. Estas sustancias se conocen como xenoestrógenos y pueden imitar el estrógeno en el cuerpo. Algunos de estos productos químicos incluyen parabenos, colorantes alimentarios rojos, plásticos (bisfenol A, ftalatos, PCB, retardantes de llama), BHA (un conservante de alimentos) y pesticidas. Es importante evitar estos productos químicos tanto como sea posible. 

La obesidad es un factor que hace que las células grasas produzcan un exceso de estrógeno. Perder el exceso de grasa corporal puede ayudarte a reducir el exceso de estrógeno.

La mala desintoxicación de estrógenos por el hígado es otra causa. Las mujeres que tienen un problema de tiroides llamado Hashimoto (una causa común de hipotiroidismo o tiroides de bajo funcionamiento) pueden tener problemas con la desintoxicación de estrógenos. 

En algunas mujeres, los niveles de estrógeno pueden ser altos o incluso normales, pero la progesterona es baja, lo que provoca un desequilibrio entre las dos hormonas. Algunas razones para este tipo de dominio del estrógeno son:

Estar en tu período pero sin liberar ningún ovulo. Esto se conoce como un ciclo anovulatorio. Cuando no se ha liberado ningún ovulo, no se produce progesterona durante el ciclo. Puedes tener ciclos anovulatorios si has estado tomando anticonceptivos hormonales, acabas de dar a luz, tienes bajo peso, no recibes suficientes nutrientes o estás en tus años premenopáusicos. 

El estrés puede hacer que el cuerpo reduzca su producción de progesterona y comience a producir mucho más la hormona del estrés cortisol. Si el estrés es crónico y persistente, puede provocar fatiga suprarrenal (de lo que hablo aquí).

Ya mencioné algunos de los síntomas del dominio del estrógeno, pero aquí hay algunos más. ¿Con cuántos de estos vives cada día? 

     Niebla del cerebro

     Bajo deseo sexual

     Dolores de cabeza o migrañas.

     Fibromas

     Endometriosis

     Quistes en los ovarios

     Bultos en los senos

     PMS

     Esterilidad

     Celulitis

     Senos sensibles

     Manchas marrones en el costado de la cara o el labio superior.

     Resistencia a la insulina

     Osteoporosis

     Condiciones autoinmunes

 ¡Es realmente fascinante cómo tantos de los síntomas que experimentamos como mujeres están interconectados!

Una vez que entendemos esa relación, podemos tomar medidas para trabajar con ellos y convertirnos en el ser completo, vibrante y sagrado que somos.
Muchas mujeres, incluida yo misma, tienen problemas de tiroides que pueden contribuir a que acumulemos kilos de más. De hecho, el dominio del estrógeno puede hacer que la tiroides funcione a un nivel bajo (hipotiroidismo), lo que contribuirá al aumento de peso y la fatiga.

¿Cómo saber si tienes dominio del estrógeno? La mejor manera es hablar con tu médico, explicarle tus síntomas y hacerte un análisis de sangre. La prueba te indicará tus niveles de estrógeno y progesterona. Los niveles normales de estrógeno para las mujeres que aún tienen su período pueden variar de 15 a 350 picogramos por mililitro ( pg / ml) y menos de 10 pg / ml si es posmenopáusica.

 Si optas por controlar tus niveles hormonales, informa a tu médico si estás tomando hormonas sintéticas, porque no obtendrás resultados confiables de la prueba. Esto se debe a que las hormonas sintéticas tienen un efecto negativo en la producción de hormonas naturales. También hazte la prueba durante la segunda mitad de tu ciclo menstrual para obtener resultados relevantes.

 Cómo tratar el dominio del estrógeno de forma natural

 Aquí es donde puede hacerte cargo de su salud y perder esos kilos de más. Incorporé estas recomendaciones en mi vida y noté una gran diferencia. ¡Tú también puedes!
  • Come mucho brócoli y vegetales relacionados. Las verduras crucíferas, como el brócoli, la coliflor, la col rizada, la col, los brotes de brócoli, el bok choy, la col rizada y el rábano, entre otros. Los compuestos en estos vegetales ayudan al metabolismo del estrógeno y a la desintoxicación.
  • ​ Come alimentos ricos en fibra. La fibra es esencial para el metabolismo del estrógeno y la desintoxicación. Las frutas, verduras, nueces y semillas son buenas opciones.
  • ​ Evita las carnes y aves no orgánicas. Las carnes y aves criadas convencionalmente tienen pesticidas, hormonas de crecimiento y esteroides que son dañinos.
  • ​ Reduce o elimina el alcohol. Beber alcohol puede aumentar los niveles de estrógeno y también interferir con la desintoxicación de estrógeno en el hígado.
  • ​ Reduce o elimina la cafeína. El uso de cafeína se asocia con niveles más altos de estrógeno.
  • ​Si usas anticonceptivos hormonales sintéticos o terapia de reemplazo hormonal, habla con tu médico sobre el uso de hormonas bioidénticas.
  •  Dormir lo suficiente. La desintoxicación del estrógeno ocurre principalmente mientras dormimos. Dormir muy poco (menos de 7 horas) puede contribuir a mantener el estrógeno demasiado alto.
  • ​ Usa productos naturales de cuidado personal y limpieza. Los artículos tradicionales de cuidado personal (como champú, acondicionador, maquillaje, lociones corporales, jabón, desodorantes y más) contienen docenas de productos químicos que pueden interferir con sus niveles hormonales. Lo mismo es cierto para los artículos de limpieza del hogar. Elije productos totalmente naturales y orgánicos siempre que sea posible.
  • Bebe agua filtrada. Recomiendo obtener un filtro de agua de alta calidad para tu hogar que elimine las hormonas y los xenoestrógenos , así como el cloro y el flúor del agua.
  • Hacer ejercicio regularmente. Cuando sudas, ayudas a tu cuerpo a eliminar los estrógenos.
  • ​ Reduce el estrés. El estrés crónico puede dañar tus glándulas suprarrenales, que controlan muchas hormonas en su cuerpo. Si mantienes tus glándulas suprarrenales sanas, apoyarán la producción saludable de estrógenos y progesterona. 
      Cada una de nosotras tiene el poder de controlar el dominio del estrógeno, perder peso y mejorar nuestro bienestar.

 ¿Te unirás a mí en este esfuerzo? ¿Hablarás con tu médico sobre el dominio del estrógeno? Déjame saber tus pensamientos sobre el dominio del estrógeno y cuáles son tus experiencias al vivir y manejar esta afección.

 

¡Bendiciones a todas mis hermanas!

DESCARGA GRATIS TU E-BOOK

EL secreto para superar el comer para controlar nuestras emociones, consiste en aprender a sentir todos tus sentimientos… incluso los que te causan dolor. Porque dentro de tu dolor se encuentra tu más profunda sabiduría y belleza. Las calorías no son tu enemigo. Tu apetito no es nada de lo que tengas que avergonzarte.

Lo que realmente te apetece es una reunión divina, femenina con tu yo sagrado.

Mi guía te ayudará a comenzar este proceso…

Copyright 2019 Myriam Llano. Todos Los Derechos Reservados.